Partes y características de una carta de opinión

los carta de opinión pertenece al género epistolar de las letras formales, y como tal, consistirá en las mismas partes y elementos que componen una carta formal.

Veamos a continuación las piezas y sus características:

1 – Membresía:

Incluimos en este primer apartado nuestros datos personales de contacto. Este es el nombre completoa con su apellido, dirección postal, correo electrónico y número de teléfono.

Cabe destacar que esta información se utiliza para verificar la veracidad de nuestra carta, y al mismo tiempo permitir que se realice el contacto por cualquier medio necesario.

En caso de tratar un tema controvertido que pueda tener consecuencias en nuestra persona, es posible solicitar la carta al director. ser publicado de forma anónimaa, aunque tal requisito puede ser motivo suficiente para que la carta no se publique.

Estos datos no se publicarán en los medios. Generalmente se suele publicar el nombre y apellido, pero vale la pena leer otras cartas para ver cuál es la política del medio y ver qué datos se publican y cuáles no.

El membrete se coloca encima de la carta. Puede ir tanto en el margen derecho como en el margen izquierdo, y algunos expertos incluso indican que debería ir en el centro superior.

El único requisito que debe cumplir el membrete es que permanecer en el lado opuesto del destinatario, para que los datos de contacto no se mezclen en el mismo margen.

2 – La fecha:

Debajo del membrete, se debe incluir la fecha, junto con la ciudad donde está escrita la carta. Algunas recomendaciones suelen omitir el uso de la ciudad o la población, si ya aparece en los datos del membrete.

La fecha se coloca debajo del membrete.

3 – Destinatario:

De acuerdo con los protocolos y formatos de las cartas formales, el destinatario debe aparecer debajo de la fecha.

El destinatario son los datos de contacto de la persona que recibe la carta, en este caso el Director de medios.

Si no conoce el nombre de la persona, siempre es posible escribir «A la atención del Director «.

Se coloca en el lado opuesto al que se ha colocado el membrete. Si el primero se coloca a la izquierda, el destinatario se coloca debajo de la fecha, pero en el margen derecho, y viceversa.

4 – Saludo inicial:

Esta es una parte esencial de las cartas formales. Se realiza un saludo según el trato del destinatario.

En este caso, al ser director de un medio de comunicación, no es necesario utilizar ninguna expresión grandiosa, como se haría con un alto funcionario del gobierno o un representante de la justicia. Usaremos solo la palabra y el tratamiento de «Señor».

Podemos usar una frase estándar de uso común:

«Sr. Director:»

5 – Introducción:

Es recomendable comenzar la carta haciendo alusión al tema en cuestión. Por lo general, se suele hacer referencia a un artículo ya publicado, aludiendo al título, el número de la revista o periódico y la fecha exacta de publicación.

Si nuestra carta no alude a un artículo, podemos utilizar la introducción para explica las razones que nos motivaron a escribirlo.

Se recomienda un primer párrafo poderoso y provocativo que pueda captar la atención tanto de lectores como de editores.

Cabe señalar que los medios escritos reciben cientos de cartas cada día y que les resulta extremadamente difícil elegir las adecuadas para la sección. Por lo tanto, muchos editores acaban de leer el primer párrafo e intentan formarse una idea del resto del contenido.

Además, debido a las restricciones de espacio, algunas letras suelen estar recortadas, generalmente quitando los párrafos inferiores, por lo que es importante contar lo importante al principio o introducción.

6 – El cuerpo de la carta:

Después de la introducción, podemos comenzar a explicar nuestro pensamiento y nuestra opinión sobre el tema elegido. Si coincide con alguno de los siguientes:

  • Protesta por alguna situación concreta.
  • Exprese enojo o haga un reclamo.
  • Elogie el trabajo de terceros, entidades o hechos ocurridos.
  • Defensa de determinados hechos, situaciones o actuaciones de interés público.
  • Informar cualquier situación agravante.
  • Apoya algo públicamente.
  • Corrija cualquier información errónea.
  • Hacer una sugerencia.
  • Gracias por cualquier tema.
  • Persuadir e influir en la opinión pública.

Se recomienda utilizar ejemplos personales para que los lectores puedan empatizar y comprender mejor la noticia desde nuestro punto de vista particular.

7 – El cierre o despedida:

Siguiendo el cuerpo de la carta, muchos autores recomiendan intentar hacer un resumen o una conclusión en el párrafo final.

El cierre también se suele utilizar como una llamada a la acción, indicando las acciones que se pueden realizar, un sitio web o un lugar donde pueden seguir estando informados.

A riesgo de que se elimine este párrafo debido a problemas de espacio, se sabe que muchos lectores apenas leen las letras anteriores. parando al final para ver si hay una conclusión o asesoramiento personal sobre lo que se debe o no se debe hacer al respecto.

Finalmente, se puede usar otra frase de cortesía estándar, que se usa comúnmente en correspondencia formal, como:

«Atentamente:»
«Di adiós con cuidado»

Luego el nombre, apellido, firma y rúbrica.

Si bien es cierto, la rúbrica es solo un formalismo más, dirigido a las editoriales, y ya sabemos que no se publicará, pero que aparecerá nuestro nombre y apellido.

También es posible agregar el cargo que ocupa, ya sea a nivel empresarial, profesional o político.

Los lectores a menudo necesitan saber si se trata de una opinión particular o si, por el contrario, su experiencia profesional es relevante para su artículo.

Rate this post

Leave a Reply